Archivos

LA AUTORIDAD DE LA MUJER

pastoraVivimos en tiempos donde algunas personas insisten en que las mujeres no pueden ejercer autoridad sobre la iglesia y por lo tanto no les permiten ser pastoras ni predicadoras.  Sin embargo tenemos algunas damas que aman a Dios y declaran con toda seguridad que Dios las ha llamado a pastorear y en muchos casos sus llamados han sido confirmados por medio de visiones, sueños, profecías y palabras llenas de unción, conocimiento y sabiduría.  Hoy día nos encontramos a menudo con pastoras, co-pastoras, mujeres obispos y apóstoles femeninos.  Algunas de estas mujeres tienen grandes ministerios y testimonios confirmando que en realidad su llamado es algo que va de acuerdo al propósito divino.

Para seguir leyendo visite este enlace: La Autoridad de la Mujer

Anuncios

HAY VIDA DESPUÉS DE…

En el vientre de una mujer embarazada estaban dos criaturas conversando cuando una le preguntó a la otra:
– ¿Crees en la vida después del nacimiento?
La respuesta fue inmediata:
– Claro que sí. Algo tiene que haber después del nacimiento. Tal vez estemos aquí principalmente porque precisamos prepararnos para lo que seremos mas tarde.
– Bobadas, no hay vida después del nacimiento! ¿Cómo sería esa v…ida?
– Yo no sé exactamente, pero ciertamente habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y comamos con la boca.
– Eso es un absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer con la boca? Es totalmente ridículo! El cordón umbilical es lo que nos alimenta. Yo solamente digo una cosa: la vida después del nacimiento es una hipótesis definitivamente excluida – el cordón umbilical es muy corto.
– En verdad, creo que ciertamente habrá algo. Tal vez sea apenas un poco diferente de lo que estamos habituados a tener aquí.
– Pero nadie vino de allá, nadie volvió después del nacimiento. El parto apenas encierra la vida. Vida que, a final de cuentas, es nada más que una angustia prolongada en esta absoluta oscuridad.
– Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del nacimiento, pero, con certeza, veremos a mamá y ella cuidará de nosotros.
-¿Mamá? ¿Tú crees en la mamá? ¿Y dónde supuestamente ella estaría?
– ¿Dónde? En todo alrededor nuestro! En ella y a través de ella vivimos. Sin ella todo eso no existiría.
– Yo no creo! Yo nunca vi ninguna mamá, lo que comprueba que mamá no existe.
– Bueno, pero, a veces, cuando estamos en silencio, puedes oírla cantando, o sientes cómo ella acaricia nuestro mundo. ¿Sabes que? Pienso, entonces, que la vida real solo nos espera y que, ahora, apenas estamos preparándonos para ella…

 

Autor: Pablo J.Luis Molinero

Sitio del autor: http://www.pablomolinero.com